Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test Drive

Test Drive Nissan Frontier Pro4X: la opción más deportiva

04/10/2022 - Probamos la versión tope de gama de la pick-up fabricada en Córdoba. Confort y estética renovada.

PABLO EPIFANIO   16 July 2011

TEST DRIVE: PASSAT CC 2.0 TSI DSG LUXURY

Passat CC, las siglas de la exclusividad

Esta versión 2.0 TSI de 200 CV del Passat CC se sumó a la gama cuando el modelo recibió una renovación. Un auto de espíritu deportivo con prestaciones y comportamiento dinámico de altísimo nivel.

TEST DRIVE: PASSAT CC 2.0 TSI DSG LUXURY

Llegó en el ocaso de 2010 para ampliar el escalón más exclusivo de la familia Passat, que identificado con las siglas CC apunta a un nicho de público que quiere distinguirse del usuario convencional de este modelo ya sea por un estilo más juvenil como por un comportamiento más deportivo. Este arribo permitió que en la oferta aparezca una variante más económica con prestaciones de alto nivel que no distan demasiado del tope de gama con motor V6 3.6 de 300 caballos. El otro integrante de esta familia de elite que también se sumó en esta embestida es el TDI de 140 para los seguidores de las motorizaciones diesel.

Así se fortalece la presencia de este lujoso auto grande que se presentó en la Argentina hacia finales 2009 para rivalizar en forma directa con el Mercedes-Benz CLC, pionero en el concepto de carrocerías de cuatro puertas con rasgos de cupé. 

Poder de seducción 

La silueta muestra una inconfundible genética germana por sus líneas marcadas y por modo de combinar sobriedad con deportividad. Es uno de los aspectos más elogiables de este auto que irradia seducción desde cualquier ángulo que se lo mire. Siguiendo los parámetros de nuestra manera clásica de analizar el diseño comenzamos por la trompa en la que se destaca una poderosa parrilla cromada en forma de V, combinada con faros filosos y una faldón dominado por molduras horizontales que dan continuidad a la toma de aire. Del perfil lo primero que capta la atención es la caída del techo en la parte trasera, las ventanillas angostas y sin marcos, y el vigoroso nervio que recorre el lateral. La cola le imprime una buena dosis de jerarquía por la pronunciada caída de la luneta –que penaliza la visibilidad trasera- el formato de las ópticas y el spoiler en la tapa del baúl. Tiene molduras cromadas que recorren prácticamente todo su entorno y atractivas llantas multirayo de 17 pulgadas. 

Vida interior 

Por dentro es tan agradable y sofisticado como en el exterior. Tanto los materiales como la construcción son de una calidad notable. La exquisita combinación de negro con predominio de un tono amarillento muy claro presente en nuestra unidad de pruebas, anima un ambiente sumamente refinado. 

El confort está garantizado por las amplias butacas con buena sujeción y regulaciones de accionamiento eléctrico de altura y zona lumbar en el caso de la del conductor (manual para el deslizamiento longitudinal); por una impecable aislación acústica y por un nutrido equipamiento. El espacio es generoso aunque en las plazas traseras se ve afectado por la caída del techo a la que hacíamos mención y que queda en evidencia tanto en la acotada altura para la cabeza, como en el momento de ingresar o salir de ese sector. Tanto en esta versión como en la diesel, la novedad pasa por el reemplazo de las dos butacas individuales de la parte trasera por un asiento con capacidad para tres pasajeros. La configuración para cuatro personas sigue vigente en la versión V6. 

El baúl ofrece una gran capacidad -532 litros- y puede ampliarse gracias a la posibilidad de abatir las butacas posteriores. Además, debajo del piso, va alojada el neumático de repuesto exactamente igual a los otros cuatro. Va un reconocimiento para este aspecto que tantas veces criticamos. 

Ergonómicamente no merece ningún tipo de objeción. Cada tecla o comando está al perfecto alcance de la mano y son sumamente intuitivos, además la lectura de la información es sencilla. En el panel central se destaca la pantalla de manejo táctil que agrupa las funciones del audio. El volante además de regularse en altura y profundidad es multifunción y detrás del mismo se ubican las levas para pasar los cambios en forma manual/secuencial. 

Equipamiento

Esta versión Luxury ofrece una dotación de equipamiento interesante y acorde al posicionamiento del modelo. En lo que hace al confort incluye techo panorámico eléctrico (abre tipo deflector, no se desliza por completo); computadora de a bordo; control de velocidad crucero; climatizador bizona con salidas en plazas traseras; equipo de audio con radio CD, MP3 y cargador frontal para 6 discos y manos libres Bluetooth (más ocho parlantes); butacas calefaccionadas; espejos exteriores eléctricos; cortina eléctrica en luneta; encendido automático de luces y lavafaros, entre otros. Sorprende que un auto de este tamaño, calidad y valor no traiga sensores de estacionamiento, ideal para contrarrestar la poca visibilidad trasera.

En el rubro seguridad el listado también es nutrido tanto para el aspecto activo (para evitar un accidente), como pasivo (para disminuir el grado de las lesiones), con una gran presencia de dispositivos electrónicos como controles de estabilidad y tracción; diferencial autoblocante electrónico que se encarga de distribuir el torque entre las ruedas delanteras de acuerdo al grado de adherencia de cada una de ellas; y freno de mano electrónico con función de asistencia de arranque en pendientes, denominado Auto Hold. Además figuran seis airbags; apoyacabezas delanteros activos; faros de xenón direccionales; sujeción Isofix para sillas de niños; y regulación automática de altura de los faros entre lo más importante.

Motor

El cuatro cilindros que anima a este auto de 4,79 metros de largo es uno de los aspectos salientes. Con 1.984 cc inyección directa y turbocompresor tiene 200 caballos para entregar y un par motor de 28,5 kgm. La respuesta es contundente, con parámetros de aceleración notables y valores de consumo relativamente bajos para semejantes prestaciones. El 0 a 100 km/h lo consigue en 8 segundos y la velocidad máxima ronda los 235 km/h. En tramos urbanos el consumo es de unos 11,9 l/100km y en ruta (a 130 km/h) de 8,2 l/100km. Además de la alta tecnología aplicada al motor, esta austeridad en el apetito tiene una responsable: la estupenda caja DSG. Es una maravilla tecnológica que trabaja con doble embrague haciendo que el motor trabaje permanentemente en el menor régimen posible de vueltas para optimizar el consumo y al mismo tiempo hace que al pasar de una marcha a otra prácticamente no se perciba caída de revoluciones. Se puede utilizar en modo D, es decir normal, o S, en el que las relaciones se ajustan para los que prefieren un manejo más deportivo. Al mismo tiempo se puede optar por la modalidad secuencial para hacer los cambios con la palanca o bien las levas del volante.

Comportamiento

Hace todo bien. Responde prácticamente como una cupé ofreciendo un confort elogiable. Esto se da porque el sistema de suspensión tiene un diagrama en el que se logra un equilibrio casi perfecto entre deportividad y confort. Es lo suficientemente firme como para viajar con absoluta estabilidad a altas velocidades y doblar en curvas sin que aparezca la más mínima inclinación de carrocería. La aspereza de determinados pisos golpeados o empedrados se hace sentir un poco debido al perfil bajo de los neumáticos (235/45 R17), y no hay que olvidarse que el despeje no es de lo más generoso. Es en definitiva un auto euqilibrado, ni sumamente agresivo en sus reacciones, ni demasiado mullido en pos de priorizar la comodidad.

Exclusivo

Como ya señalamos, por características el único rival que tiene en nuestro mercado es el Mercedes-Benz CLC. Ambos conforman el un nicho de elite del segmento D, frecuentado por el cliente que se quiere diferenciar y ser más exclusivo aún que la media de usuarios de alta gama. La gama del Passat CC se compone ahora de tres variantes: la V6 de 300 CV a $ 282.700 (67.800 dólares), esta 2.0 TSI DSG que en la configuración Luxury se vende a $ 226.690 (la gama con este propulsor va desde los $ 197.760 hasta los $ 237.300), y la diesel 2.0 TDI de 140 CV entre los $ 199.990 hasta los $ 238.510. Justamente ante estos valores llama la atención que la garantía sea de apenas dos años.

De todos modos el Passat CC es vehículo que representa el avance de la ingeniería germana, y que sin dudas cumple los sueños de aquel usuario que quiere distinguirse.
 

A favor 

  • Diseño y calidad
  • Comportamiento dinámico
  • Transmisión DSG
  • Motor

En contra

  • Ausencia de sensores de estacionamiento
  • Visibilidad trasera
  • Garantía
  • Acceso plazas traseras