Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test drive

Test drive Chevrolet Cruze RS: look deportivo y más equipamiento

13/07/2022 - La versión repítela estrategia de modificar la estética sin tocar la mecánica. Las grandes diferencias asoman en el interior.

PABLO EPIFANIO   18 February 2011

TEST DRIVE: Chevrolet Classic Wagon 1.4 LT

Classic Wagon: una propuesta racional

En sintonía con el restyling del sedán, el Classic familiar actualizó levemente su imagen exterior. Infla el pecho por habitabilidad y bajo consumo, aunque queda en deuda en el nivel de equipamiento.

TEST DRIVE: Chevrolet Classic Wagon 1.4 LT

El año pasado Chevrolet renovó el modelo chico que fabrica en el Complejo Automotor de Rosario. Este verdadero “best seller” de ventas recibió un lavadito de cara, primero en su carrocería de cuatro puertas y más tarde se extendió a la silueta familiar, objeto de este nuevo test.

Este modelo se ofrece en dos versiones de equipamiento, la LS y esta LT que manejó e-cars. Los cambios visuales son básicamente los mismos que presenta el sedán, con la lógica diferencia que radica en el voladizo trasero. 

Imagen 

Si se la mira desde atrás o de perfil no es sencillo advertir –salvo que uno tenga un ojo bien entrando– las diferencias con respecto a la anterior edición. Los retoques se aprecian en la trompa –exactamente igual a la del sedán- donde aparecen nuevas ópticas, más grandes y de líneas rectas; la parrilla renovada con la franja horizontal que la atraviesa y el moño dorado en el centro, a tono con la nueva imagen de marca, y un paragolpes más envolvente. Fijando más la vista se descubre que la toma de aire inferior también fue levemente rediseñada y que el capot recibió un retoque en sus líneas.

Los faros trapezoidales que reemplazan a los ovalados obligaron a modificar los guardabarros delanteros, cuyos bordes son más prominentes. El portón trasero es más liso ahora, ya que se eliminaron las dos líneas de la parte inferior. Otros detalles que aparecen en el lateral son la incorporación de la luz de guiño y las molduras y espejos color carrocería. 

Interior clásico

Por dentro todo sigue igual cuando le hubiese venido bien una renovación. Si bien algunos plásticos son de calidad mejorable, en líneas generales muestra un aceptable nivel de terminaciones y de materiales. Están demasiado desactualizados el panel frontal y el volante (apenas incluye el moñito dorado), sólo cambia el display de la radio y suma espejos a los parasoles del acompañante y manija de sujeción . 

La habitabilidad sigue siendo uno de sus aspectos más positivos. Con amplias plazas traseras, permite que cuatro personas viajen con absoluta comodidad haciendo uso de uno de los baúles más generosos del segmento con 430 litros. La objeción, para el sistema de apertura con tambor, que obliga a ir con la llave para tener acceso al sector de carga. 

En lo que hace a equipamiento, esta versión LT (tope de gama) probada por e-cars ofrece dirección asistida; aire acondicionado; radio AM/FM con reproductor de CD, MP3, entrada auxiliar y USB; levantavidrios eléctricos; cierre centralizado; alarma de luces encendidas y llantas de aleación. En el rubro seguridad: airbags y ABS brillan por su ausencia y tampoco se ofrecen como opcionales. 

Bueno y conocido

El motor continúa siendo el naftero 1.4 litro de 94 caballos (el mismo que lleva el Agile 1.4), con sistema ETC Electronic Throttle Controller, que trabaja con un acelerador electrónico que permite lograr diferentes curvas de aceleración, favoreciendo a la reducción del consumo. Su mejor desempeño lo demuestra en ciudad, porque es ágil y de respuestas suaves, muy agradable de manejar por ausencia total de tironeos. En ruta se torna rumoroso y algo perezoso en las recuperaciones, consecuencia lógica del perfil de uso para el que fue creado. La caja es la misma manual de 5 marchas utilizada por su predecesor y por ende responde con la misma suavidad y precisión. 

Las prestaciones son algo modestas: 172 km/h de velocidad y casi 12 segundos para llegar de 0 a 100 km/h. Lo mejor, el consumo, ya que en promedio requiere unos 7,3 litros cada 100 kilómetros. 

En el manejo 

La posición de manejo es un poco controversial y requiere de un período de adaptación por la misma cuestión que puntualizamos al momento de la prueba del Classic sedán: es algo conflictiva la alineación entre la butaca y el volante, y ambos carecen de regulación en altura y profundidad.
La insonorización no está mal, pero flaquea un poco a alta velocidad, momento en el que desde las puertas traseras llegan rumores de viento. La visibilidad es buena salvo por el formato de los retrovisores laterales que no permiten un ángulo amplio y claro.
Debido a que no hubo modificaciones mecánicas de ningún tipo, el comportamiento dinámico no varía. Mantiene las suspensiones mullidas que benefician al confort en ciudad, aunque en ruta transfiere algunos balanceos. A partir de los 120 km/h ante una maniobra (de sobrepaso por ejemplo) el tren delantero responde con pequeños cabeceos, pero que no empañan la trayectoria.

Final

La relación precio producto es el estandarte de este familiar chico, confiable y de bajo consumo. Con una garantía más amplia (solo es de 1 año sin límite de kilometraje) cerraría una ecuación casi óptima. 
Precios: $55.750 para la versión LT y de $52.900 para la LS que no trae levantavidrios, lector de MP3, ni alarma, entre otros.

Atractivo para una familia chica ¿por qué? Por su mecánica confiable, por la buena habitabilidad y, esencialmente, por el precio razonable.

A favor

  • Motor eficiente
  • Habitabilidad y baúl
  • Precio

En contra

  • Ausencia equipamiento de seguridad
  • Insonorización
  • Posición de manejo