Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test Drive

Test Drive Nissan Frontier Pro4X: la opción más deportiva

04/10/2022 - Probamos la versión tope de gama de la pick-up fabricada en Córdoba. Confort y estética renovada.

PABLO EPIFANIO   26 January 2011

TEST DRIVE: Nissan Sentra Acenta 2.0 CVT

Sentra, un mediano con sólidos argumentos

Calidad y confort de marcha al estilo americano son los puntos más fuertes del Sentra, el mediano que Nissan importa desde México para competir en uno de los segmentos más complejos del mercado.

TEST DRIVE: Nissan Sentra Acenta 2.0 CVT


El Sentra supo ganar una buena cantidad de adeptos en nuestro país allá por los 90, de hecho aún pueden verse circulando varios ejemplares por ahí. Luego de una pausa bastante larga, Nissan vuelve a importarlo para enriquecer su oferta local en el marco de una política de diversificación que está cumpliendo al pie de la letra. Este modelo proviene de la planta de Aguascalientes, México, de donde también sale su hermano Tiida, a quien siempre hemos adulado por su calidad, en definitiva la misma de la que hace alarde este nuevo Sentra.
Llega en tres versiones: Acenta manual y CVT (nuestra unidad de pruebas) y Tekna, únicamente con caja automática.

Fiel al gusto americano

Cuando el Tiida llegó a la Argentina, recuerdo muy bien que en la presentación los directivos hacían hincapié en que era un modelo creado de adentro hacia fuera, dejando en claro que el diseño no había sido un prioridad al momento del desarrollo. Exactamente lo mismo ocurre con el Sentra, que luce trazos poco originales o llamativos, más acordes al gusto del público norteamericano, donde esta generación se comercializa desde hace unos años.
Lo que si hay que reconocerle es que es bien proporcionado, y eso le da una cierta jerarquía. El sector mejor resuelto – a nuestro entender- es el trasero, porque las ópticas encajan mejor en la silueta dibujada por un robusto paragolpes.

Puertas adentro

La buena calidad y el nivel de terminaciones se aprecian desde un primer instante. El Sentra está bien desarrollado desde el punto de vista de la habitabilidad. La objeción va para la posición de manejo que deja muy pocas posibilidades a personas de más de 1,80 metros, y porque además el volante sólo se regula en altura. Para quienes que estamos varios centímetros debajo de esa estatura resulta bastante más cómoda. Atrás es generoso el espacio para las piernas (el falso túnel de transmisión no roba demasiado espacio) y el respaldo tiene una correcta inclinación. Quizás la caída del techo demasiado abrupta castigue –otra vez- a los que son altos.

El baúl ofrece 447 litros de capacidad y está dividido por una práctica placa (a modo de tabique) para llevar mejor ordenada la carga u ocultarla convenientemente.

El diseño del panel es sobrio, respetando el clásico estilo oriental de dar cabida a lo justo y necesario; el instrumental se lee fácilmente porque no está sobrecargado y porque tiene números grandes en los relojes analógicos del velocímetro y del cuentarevoluciones. El nivel de combustible y temperatura se muestran en una pantalla digital y no son tan claros como los anteriormente mencionados.
El volante (forrado en cuero) tiene un grip agradable y aloja los comandos (perfectamente ubicados) del audio y del cruise control.
La insonorización es de lo mejor que encontramos en el segmento, hace que el viaje sea un verdadero placer.

Equipamiento

De serie este modelo de Nissan trae aire acondicionado; volante multifunción; equipo de audio con reproductor de CD, entrada auxiliar y conexión para MP3 y también para Ipod; computadora de a bordo; espejos y ventanillas eléctricos; y cierre centralizado, entre otros. La versión Acenta, probada por e-cars viene con tapizados de tela. La Tekna, que está por encima, agrega techo solar; cuero; un display en la consola central para el audio que también muestra las imágenes de la cámara de retroceso; y sistema “Intelligent Key”, para encender el motor y abrir o cerrar las puertas sin llave.

En materia de seguridad el Acenta ofrece doble airbag frontal y frenos ABS (con distribución electrónica de frenado), mientras que el Tekna suma airbags laterales y de cortina.
Entre los faltantes anotamos: control de estabilidad ESP; climatizador automático (y de doble zona para el más full); sensor de lluvia; manos libres Bluetooth y, ya que estamos, faros antiniebla traseros, porque adelante sí los trae de serie.

El motor

Es el cuatro cilindros naftero (16 válvulas) de 1.997 cc que entrega 143 caballos a 6.250 rpm. Una mecánica eficiente, de respuestas suaves, gran responsable del confort de marcha. Sin embargo, la caja CVT (con variador continuo) tiene un funcionamiento algo lento, por lo tanto no hay que esperar reacciones enérgicas. Igualmente nada mal están los valores de prestaciones, ya que el 0 a 100 km/h lo hace en 10,4 segundos y la velocidad de punta trepa hasta los 187 km/h.
El consumo está más que bien para las características del motor y el tamaño del auto: en promedio puede recorrer 8,8 km por litro andando en ciudad, y 11,4 km en ruta, viajando a 120 km/h constantes.

Sin dudas y por lo conversado con algunos colegas, la caja manual de seis le sienta mucho mejor, por lo tanto nos entusiasma de cara a una nueva prueba de manejo.

En acción

Uno de los puntos más altos, sin dudas, es su marcha suave, y esto se lo debe al diagrama de suspensiones y los neumáticos de adecuado perfil: 205/55 R16. Mullido en ciudad, absorbe bien las irregularidades y es dócil para las maniobres. En ruta mantiene ese andar confortable, se lo puede llevar firme, aunque dependiendo la velocidad y el grado de las curvas, puede manifestar cierta tendencia al subviraje (cuando se va de cola) y también algunas inclinaciones. Pero en la sumatoria le ponemos el pulgar hacia arriba.

Conclusiones

El Sentra es un auto para quienes priorizan el confort, el espacio y no tienen intenciones de llamar la atención. Tibio en el diseño, sumamente rendidor en su comportamiento y con un motor que trabaja correctamente sin demostrar un gran apetito.
Nissan vende este modelo desde los US$ 23.000 de la versión Acenta manual, pasando por los 24.600 de la que viene con caja automática, hasta llegar a los US$ 27.200 del Tekna CVT. Es decir, desde los 92.000 a los 108.800 pesos, valores con los que queda bien parado en su segmento, donde tiene rivales como el Toyota Corolla, el Chevrolet Cruze, el Renault Fluence, el Peugeot 408, el Honda Civic y el VW Bora. Lógicamente sería más agresiva su presencia entre los competidores si se revisaran los faltantes de equipamiento apuntados oportunamente.
En definitiva, es un auto racional por sus aptitudes, su calidad y por el respaldo de una marca como Nissan, que brinda 3 años o 100.000 km de garantía.

A favor

  • Calidad
  • Habitabilidad
  • Confort de marcha
  • Motor

En contra

  • Diseño
  • Algunos faltantes de equipamiento
  • Posición de manejo
  • Respuesta de la caja CVT