Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test Drive

Test Drive Nissan Frontier Pro4X: la opción más deportiva

04/10/2022 - Probamos la versión tope de gama de la pick-up fabricada en Córdoba. Confort y estética renovada.

GABRIEL SILVEIRA   7 January 2011

TEST DRIVE: VW PASSAT CC TSi 2.0 DSG LUXURY

Passat CC, o el ejemplo de la eficiencia alemana

En septiembre de 2009, Volkswagen introducía en nuestro mercado el Passat CC, y en noviembre de 2010 presentó nuevas versiones con un precio más accesible: ahora la gama arranca en lógicos $ 180.000.

TEST DRIVE: VW PASSAT CC TSi 2.0 DSG LUXURY

El Passat CC llegó a nuestro mercado en el año 2009 con un motor V6 de 300 caballos, tracción integral, un equipamiento superlativo y un funcionamiento extraordinario. Pero, claro, su precio era muy elevado: los US$ 67.800 que había que desembolsar para tenerlo en el garage lo llevaban a competir con modelos de marcas como Audi, BMW y Mercedes.

Se trata de autos que lucen otro emblema en la trompa y que ocupan otro lugar en el ideario del cliente… más allá de que este modelo de la marca alemana ostentaba sobradas cualidades como para competir mano a mano con muchos vehículos de los fabricantes de lujo.

Por eso nos parece más que acertada la decisión de VW Argentina de ampliar la gama de este modelo: no sólo se agregaron nuevos motores y versiones, sino que además se acomodaron los precios, que ahora arrancan desde valores más accesibles. La versión de entrada de la gama, con motor naftero de 200 caballos y caja manual, cuesta 181 mil pesos.

La variante probada fue la 2.0 TSI DSG, con motor naftero de 200 caballos y caja automática de doble embrague, que en el nivel de equipamiento Luxury (el intermedio entre el Advance y el Exclusive) cuesta unos 208 mil pesos. También está disponible una opción con motor turbodiésel de 2.0 litros y 140 caballos, que, al igual que el naftero 2.0, se puede combinar con una transmisión manual o con la automática de doble embrague.

Todas estas nuevas versiones son de tracción simple: sólo la original V6 cuenta con cuatro ruedas motrices.

Primeras impresiones

En cuanto a la versión que pasó por nuestras manos, en su estilo exterior no hay grandes diferencias respecto de la que ya conocíamos: tan sólo cambió la medida en el tamaño de las cubiertas (17 contra 18 pulgadas), y el resto se mantiene inalterable. La silueta de cupé está muy bien lograda. Por dentro también se repite gran parte de lo que se apreció cuando llegó la versión V6: calidad, buenos materiales y un alto nivel de terminación definen su interior.

La sensación de estar sentado sobre un deportivo, y no sobre un sedán (técnicamente lo es), se ve claramente influenciada por una posición de manejo más baja y por una pérdida de visibilidad, que se justifica por contar con una menor superficie vidriada respecto del Passat convencional.

Hay dos aspectos que merecen ser destacados de este Passat CC: el primero es la incorporación de una quinta plaza con estas nuevas versiones (eso sí, que los pasajeros traseros no midan más de 1,80 o viajarán incómodos por la caída del techo); el segundo es el agregado de una nueva interfaz del equipo de audio, que suma un display más grande con pantalla táctil.

Sensaciones de manejo

Si por fuera esta versión no difiere mucho respecto de la que llegó inicialmente, tampoco se comporta muy distinto al momento de manejar… salvo que nos pongamos demasiado exigentes. La combinación de este propulsor de inyección directa de nafta y la caja de doble embrague ha demostrado una gran eficacia en otros modelos alemanes (Vento, Passat, Audi A4). La respuesta que ofrece al momento de acelerar es muy buena, bajo cualquier circunstancia.

El confort de marcha es respetable: a pesar de su intención deportiva absorbe relativamente bien las imperfecciones del camino. Es cierto que un Passat convencional es más confortable en terrenos irregulares o calles empedradas, pero este CC responde con mucho equilibrio cuando hay que transitar por curvas entrelazadas.

Buen balance de la carrocería y buena agilidad, a pesar de su tamaño. Salvo al momento de transitar por superficies húmedas o cubiertas de nieve, la versión 2.0, con tracción simple, conviene mucho más que la V6 con tracción integral.

Equipamiento

En materia de equipamiento tampoco hay muchas diferencias: la versión Luxury ofrece un alto nivel en materia de confort y seguridad. Se destacan los faros de doble xenón, el tapizado de cuero, el techo panorámico, el pack eléctrico, el volante multifunción, los frenos con ABS, el control de estabilidad y los seis airbags.

Si bien este año llegará a nuestro mercado el nuevo Passat convencional, todo parece indicar que a la versión CC le quedan mucho tiempo por delante, y una larga vida en nuestro mercado.