Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test drive

Test drive Chevrolet Trailbalazer: un SUV familiar con robustez de pick up

07/03/2022 - La última versión incorpora mayor conectividad y seguridad. Además, suma retoques estéticos en el exterior. Gran espacio interior y capacidad off road.

  7 March 2022

Test drive

Chevrolet Trailbalazer: un SUV familiar con robustez de pick up

La última versión incorpora mayor conectividad y seguridad. Además, suma retoques estéticos en el exterior. Gran espacio interior y capacidad off road.

Test drive

La Trailbalazer se inscribe en un segmento de pocos jugadores en el mercado local: el de los SUVs derivados de pick ups medianas. El modelo de Chevrolet tiene un solo competidor directo, la SW4 de Toyota que se basa en la Hilux. Pero, de forma indirecta, también puja con el resto de los SUVs grandes que también tienen tres filas de asientos y siete plazas.

El modelo se renovó hace un año con retoques estéticos, más equipamiento y calibraciones en el motor para mejorar su performance y, en especial, una artillería de conectividad que le dan un diferencial, en una apuesta de Chevrolet que derrama a toda la gama.

En este último punto, la aparición del servicio de Wifi a bordo de alta intensidad no tiene réplicas en otras marcas y también llegó a Trailblazer con la posibilidad de conectar hasta siete dispositivos. Para un vehículo familiar y pensado para salir a la ruta, Internet propio es un alivio para mantener el entretenimiento en lugares donde falla el servicio de datos. A esto se suma el servicio OnStar de asistencia y seguridad, un ítem donde también Chevrolet hace una diferencia.

En lo estético, el refresh pasa principalmente por el frontal, con una parrilla que tiene referencias en la S10 High Country. Se destacan los faros antinieblas y las luces diurnas LED (DRL) y las nuevas llantas exclusivas de aleación de 18 pulgadas. Luego, no hay mayores diferencias al modelo anterior.

En el interior, la habitabilidad y el espacio son sobresalientes. Un punto donde se nota la virtud de tiene como hermana a la pick up S10. Los materiales y terminaciones son lógicas y en cuanto al confort se puede mencionar las regulaciones eléctricas de la butaca del conductor, la salida de aire para las plazas traseras, la cámara de alta definición o la posibilidad de emparejar teléfonos celulares sin necesidad de cable, ya sea con sistema Apple o Android.

La tercera fila de asientos le da buen espacio para las piernas a sus ocupantes en relación con otros modelos. El compartimento de carga ofrece 616 litros, que se pueden ampliar al reclinar la tercera fila de asientos, que deja un piso completamente plano.

El motor se mantiene y es el mismo de S10: turbodiésel 2.8 de 200 CV, con caja automática. Se trata de un propulsor de gran potencia, que le sobra en ciudad y es apto para el off road, para aprovechar la tracción 4x4 con reductora, opciones que se accionan desde una perilla. Alcanza los 190 km/h y tiene un consumo promedio que orilla los 11 litros cada 100 km recorridos. El propulsor recibió mejoras para que las aceleraciones sean más progresivas. Gran comunicación motor-caja, que no evidencia sobresaltos en el pase de marchas.

El comportamiento dinámico demuestra una gran estabilidad, en especial al tratarse de un vehículo alto. Muestra aplomo inclusive en maniobras a velocidades altas, y el chasis se comporta con eficiencia. Las suspensiones le permiten además un gran andar en cualquier superficie.

Otro gran salto de Trailblazer es el equipamiento en seguridad, ya que ahora integra asistencias a la conducción, como alerta de colisión, alerta en punto ciego, alerta de tráfico cruzado trasero, detección de peatón, frenado autónomo de emergencia, frenado inteligente. Además, incluye 6 airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos de disco con ABS y EBD, control de estabilidad y tracción, asistente de partida en pendientes, control de descenso, sensores de estacionamiento, sistema de monitoreo de presión de neumático, Isofix y Toptether para la fijación de la silla infantil, entre otros.

El precio de la única versión en que se ofrece es de $7,443 millones.