Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Un SUV grande

Un SUV grande Peugeot 5008: viajes placenteros para familias numerosas

14/10/2021 - Este vehículo de tres filas y siete asientos es importado desde Francia. Tiene un motor diésel 2.0 de 150 CV, acoplado a una caja automática de 8 marchas.

  17 September 2021

Prueba de manejo

Corolla Cross, expande el presitigio al formato SUV

La versión tope de gama con motor naftero 2.0 de 170 CV se destaca por su excelente relación precio-producto. Asistencias de última generación, confort y buena respuesta.

Prueba de manejo

Con once generaciones a cuestas, Corolla es uno de esos modelos que logró convertirse en una marca en sí mismo. Un best seller global que en Argentina también logró ganarse una reputación. El Corolla, no obstante, enfrenta un desafío que impone el mercado: el de la caída de los sedanes medianos ante la voracidad de los SUV. Una salida al dilema, en una jugada no exenta de riesgos para Toyota, es expandir el prestigio del Corolla al formato estrella, el de los SUV.

Así llegó, made in Brasil, el Corolla Cross, la variante con look aventurero, que se posiciona entre los medianos como una de las mejores opciones precio-producto del mercado. Es que sin resignar equipamiento ni prestaciones el nuevo Toyota no agrega al valor final un IVA ficticio por la moda del segmento. La versión manejada es la tope de gama con motor naftero (existen también variantes híbridas).

A nivel estético, tiene rasgos que se asemejan a RAV4, su hermana mayor -con valores dolarizados-. La altura es elevada y exhibe musculatura en las puertas y en los pasarruedas, que tienen protecciones plásticas en un guiño típico off road, pese a que el Corolla Cross no ofrece ninguna opción 4x4.  Lo menos convencional es la parrilla de amplia boca, agresiva, mientras que las ópticas rasgadas con la línea LED horizontal es, junto a las llantas de 18 pulgadas, de los detalles exteriores más logrados. La pelea por el cartel se da en el portón trasero: allí, la palabra “Cross” luce en grandes dimensiones, opacando a “Corolla”, que asoma como banda soporte.

Si en el exterior el parentesco con el Corolla es difuso, en el interior al primer vistazo la semejanza es casi total. La plancha plana y minimalista, el tablero, el volante y la pantalla son un enlace directo al sedán. La calidad y los materiales son correctos, con mix entre plásticos duros y materiales blandos. Las butacas en cuero tienen ajustes eléctricos y resultan agradables. Por supuesto, la posición de manejo es algo más elevada que en el sedán, pero por la doble regulación del volante se encuentra fácilmente el equilibrio a gusto del conductor. Las plazas traseras tienen espacio de sobra aún con una reducción de la distancia entre ejes contra el Corolla tradicional. El baúl tiene una capacidad de 440 litros (el sedán, 470).

En confort, además de la pantalla con GPS incorporado y conectividad Android/Apple, tiene techo solar eléctrico, climatizador bizona y una computadora de abordo con múltiple información al centro del tablero.

Respuesta

Otro punto a destacar es que mientras la industria camina hacia motores chicos con turbo, Toyota mantiene para sus versiones nafteras un 2.0 aspirado de 170 caballos, con doble distribución variable por cadena. La ventaja: buena respuesta en todo momento, la sensación de que siempre “le sobra”. La contra: un consumo que en ciudad supera los 10 litros cada 100 km recorridos, aunque la caja CVT con 10 marchas programadas le da oxígeno en ruta, con un andar siempre relajado y que le permite orillar los 8 litros cada 100 km.

En relación a la respuesta, tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, acorde a un vehículo familiar, y con pimienta adicional si se presiona el botón power. Las suspensiones le permiten un buen andar en ciudad, que es el hábitat natural de un modelo con tracción delantera.

El equipamiento de esta variante en seguridad es excelente: sensores de estacionamiento delanteros y traseros, sensor de lluvia, siete airbags, control de estabilidad y de tracción, con el el paquete de seguridad activa Toyota Safety Sense como plus (sistema de pre-colisión frontal, alerta de cambio de carril con asistente de mantenimiento de carril, luces altas automáticas y control de velocidad crucero adaptativo).

El precio de esta versión es $4.455.000