Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test drive

Test drive Peugeot 3008: comodidad y elegancia

22/06/2022 - La última generación del SUV llega con pocos cambios estéticos, pero claves para modernizarlo. Probamos la versión GT Pack HDI Tiptronic.

PABLO EPIFANIO   27 August 2014

TEST DRIVE: Chevrolet Agile LTZ Effect

¿Quién dijo que la pinta es lo de menos?

Con un bien logrado look sport, la versión Effect del Agile hace alarde de una pintoresca imagen que lo distingue dentro de su gama. Cuenta con equipamiento full LZT y mantiene el motor 1.4 de 92 CV.

TEST DRIVE: Chevrolet Agile LTZ Effect

El maquillaje es una técnica de belleza que ha dado buenos resultados en la industria. La estrategia de seducir desde la apariencia se aplicó a algunos modelos para que se asemejen a los SUV’s y también a los pseudo-deportivos, tanda en la cual ingresa esta versión del hatch que se fabrica en la planta de Rosario desde 2009. A poco de su lanzamiento, el Agile comenzó a sumar buenos puntos para el índice de ventas de la marca del moño dorado, básicamente por su precio razonable y por el buen espacio interior. La puesta al día en la segunda mitad de 2013 buscó darle un aire fresco y así no perder presencia en un mercado que en esa franja se renueva de manera constante. Los cambios fueron estéticos, mediante una reformulación de la trompa, y principalmente de contenido en seguridad, con el agregado de ABS y airbags frontales. El nuevo paso sobre esa actualización, es este look sport que da vida a la variante Effect. Basado en el equipamiento full LTZ, esta opción se distingue de las demás por una imagen exterior decorada con stickers en la parte baja de las puertas, faros con máscara oscura, spoilers laterales, molduras en guardabarros y llantas oscurecidas de 16 pulgadas. Además tiene apliques de plástico negro en ambos paragolpes y un alerón trasero por encima de la luneta. Sin embargo, quizás el detalle mejor logrado es el efecto del techo pintado de negro que simula ser de cristal y que al mismo tiempo hace juego con la carcasa de los espejos. Las manijas, en tanto, son del mismo color de la carrocería.

 

Apliques negros en paragolpes y máscara oscura en ópticas

 

Por dentro los cambios son menos intensos y se limitan los detalles en rojo aplicados en volante, puertas, salidas de aire, tapizados, y costuras del selector de cambios además del adhesivo “Effect” colocado en el borde superior de la guantera.

Al no variar las medidas conserva su amplio espacio en las plazas traseras y el correcto baúl de seductores 327 litros que se amplían a 1.435 con los respaldos traseros plegados. Entre los puntos para objetar se anotan la calidad de materiales y de terminaciones, que es claramente mejorable y la posición de manejo, que no es de las mejores y hay que buscar el punto ideal con un volante multifunción que sólo se regula en altura. El selector de cambios en tanto, no nos convenció ya que tiene un recorrido impreciso y produce ruido al pasar de marcha.

 

Interior con buena dosis de  vivos rojos

 

Equipo aprobado

En el listado de ítems para el confort figura entre los mayores atractivos de esta versión LTZ que entre lo destacado incluye computadora de a bordo; aire acondicionado; equipo de audio con entrada auxiliar y USB, Bluetooth; control de velocidad crucero; levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas con one touch; espejos de regulación eléctrica; y traba de puertas en rodaje, entre otros. Los airbags frontales, los frenos ABS con distribución electrónica de frenado y faros antiniebla delanteros, integran el rubro confort.

 

Alerón sport para coronar la luneta

 

Mismo motor

El veterano naftero de 4 cilindros en línea de 1.4 litros de cilindrada es el encargado de animar a esta variante, al igual que en el resto de la gama Agile. Son 92 los caballos de fuerza disponibles a las 6.000 rpm y 12,2 kgm el torque a las 3.200 vueltas. Es en la ciudad donde saca a relucir su mejor faceta, por su agilidad y correctas recuperaciones. Como ya lo comprobamos en su momento (+ info) se trata de un motor modesto, que no desborda por sus prestaciones: consigue una máxima de 166 km/h y demora 14,3 segundos para llegar a los 100 km/ partiendo de 0. El consumo promedio está dentro de lo esperado para un motor de estas características (con 8 válvulas) con unos 9,8 litros cada 100 kilómetros.

La dinámica de siempre

Sin cambios mecánicos, este bicuerpo mantiene intacto el eficiente andar en ciudad donde demuestra un buen trabajo de suspensión al momento de la absorción de irregularidades, más un adecuado despeje. Aunque la dirección es un poco lenta, se lo nota bien apoya al doblar y en todo momento transmite una sensación de robustez en el desplazamiento. En la ruta tiene algunas limitaciones y ya no se lo nota tan cómodo porque lo molestan los vientos laterales mientras que la generosa altura (apreciada en ciudad) respecto al suelo termina traduciéndose en inclinaciones de consideración.

 

Llantas 16" color grafito

 

Cuestión de imagen

Al tope de la gama, el Effect LTZ figura en lista a 166.200 pesos, unos 6.000 pesos por encima del LTZ "a secas". Es la alternativa nacional que General Motors planta frente al Sandero GT Line de Renault y al Palio Sporting de Fiat, ambos provenientes de Brasil y con precios más bajos. Es un segmento de compactos coquetos, que saben que por su estética tienen cautiva a una considerable cuota del público.

 

Estética general bien lograda

 

A favor

Imagen sport bien lograda

Habitabilidad

Andar urbano

Baúl

En contra

Funcionamiento del selector de cambios

Calidad de terminaciones y materiales

Comportamiento en ruta