Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test Drive

Test Drive Nissan Frontier Pro4X: la opción más deportiva

04/10/2022 - Probamos la versión tope de gama de la pick-up fabricada en Córdoba. Confort y estética renovada.

PABLO EPIFANIO   1 July 2014

TEST DRIVE: Fiat 500L

500L: un dandy de corazón familiero

El 500L es la nueva propuesta familiar de Fiat. Un modelo con el encanto del Cinquecento pero con un interior mucho más amplio y muy bien equipado. El motor es un 1.4 de 95 CV de modesto rendimiento.

TEST DRIVE: Fiat 500L

En la segunda mitad de los 50’ Fiat lanzó un modelo para movilizar a una Italia que se recuperaba tras la Segunda Guerra Mundial. Era el simpático 500, un auto accesible dirigido a la masa, casi como un duplicado del 600 -lanzado en 1955- sobre el cual se había inspirado un monovolumen chico llamado Múltipla, con la intención de sumar funcionalidad a la silueta por demás de simpática.

Cinco décadas más tarde, en 2007, la marca retomó el concepto y el 500 volvió a escena aunque ya con una impronta más lúdica y exclusiva, apuntando a convertirse en un objeto de deseo. No tardó en instalarse en los principales mercados del mundo, incluso en Estados Unidos una vez que comenzó a fabricarse en México. En el Salón de Ginebra de 2012 mostró al mundo por primera vez el 500L, esta versión familiar del atractivo city car. Algo similar a lo que ocurrió con MINI que al tiempo de su reaparición en la era moderna se le sumaron diversas variantes, incluida la denominada carrocería familiar Countryman.

Es más largo, ancho y alto que el Cinquecento

La pinta se hereda

El diseño de la trompa está claramente inspirado en el de su hermano menor, justamente para que la asociación sea inmediata aunque la plataforma sea 60 cm más larga. El formato de las ópticas, los antiniebla y el listón cromado con el logo en el centro, son elementos bastante similares en ambos modelos. Además del mayor tamaño -tiene 31 cm más de distancia entre ejes, es casi 17 cm más alta y 15 cm más ancha- esta carrocería toma su propia personalidad desde los guardabarros delanteros hacia atrás. Se diferencia del hermano menor por las puertas, la línea plana del techo y la parte posterior, que muestra un portón de pronunciada caída. El cromado que aparece también en las baguetas y las manijas de las puertas, las llantas 17” bitono y el techo en color diferente al de la carrocería (es un opcional y blanco en este caso), son rasgos que aportan a la estética.

En el morro lleva el ADN 500

Ambiente para la familia

El aumento de medidas se traduce básicamente en un habitáculo más generoso, con plazas traseras reales y espaciosas: son butacas individuales con respaldos reclinables. Hay buen lugar para piernas y para la cabeza respecto a la altura del techo. La capacidad del baúl va desde 410 a casi 1.500 litros con las plazas traseras abatidas.

Dispone de asientos cómodos, aunque algo altos y con una escasa contención lateral. El tamaño y grip del volante son correctos y el doble ajuste de la columna ayuda a conseguir una buena -aunque mejorable- posición al momento de manejar. Posee teclas para el audio y el teléfono, y el instrumental ofrece una lectura sencilla por el tamaño de los números y el fondo blanco de los cuadrantes. En la parte central se sitúa el display de la computadora de a bordo.

Buenas terminaciones y materiales agradables

Equipamiento generoso

Es uno de los puntos fuertes del 500L que tiene una generosa dotación en confort y seguridad. En el primer rubro de esta única variante disponible denominada Pop Start, se destacan la pantalla táctil de cinco pulgadas para el navegador y varias funciones como el audio con USB, entrada auxiliar, MP3, Bluetooth y aplicación MyCar Fiat (para diagnosticar, registrar y certificar la historia y el estado de mantenimiento del auto en cualquier momento); cruise control; climatizador y sensor de estacionamiento. Como es costumbre, Fiat ofrece un conjunto de opcionales entre los que aparecen la pintura bicolor, el techo panorámico y el sistema City Brake Control que permite frenar por completo el auto ante la posibilidad de un choque, siempre que se circule por debajo de los 30 km/h. La objeción va para la ausencia de navegador satelital.

En cuanto a la seguridad está equipado de serie con sistema de frenos ABS, control de estabilidad electrónica (ESP), 6 airbags (conductor, pasajero, laterales y de ventana) y anclajes ISOFIX.

Plazas traseras holgadas, individuales y reclinables

Motor

El propulsor es naftero de 4 cilindros (16 válvulas) de 1.4 litros y entrega 95 caballos. Cumple con la misión de brindar un andar suave y progresivo. Los 13 kgm de torque están bastante lejos de imprimirle “picor” desde abajo ya que los consigue recién al borde de las 5.000 rpm. Además, la caja manual de 6 marchas que lo acompaña tiene las primeras tres demasiado largas, con lo que el remoloneo se hace más evidente. Por lo tanto las prestaciones son modestas, ya que la velocidad máxima roza los 170 km/h y el 0 a 100 km/h se completa en 15 segundos. Lo bueno está en el bajo consumo: 8 litros para recorrer 100 km en ruta y casi 9 para el circuito urbano. 

Naftero de 95 CV, una evolución del Fire

Comportamiento

Este 500 familiar demuestra un compromiso entre el confort para minimizar los baches y empedrados de la ciudad, y estabilidad para desenvolverse decorosamente en ruta. Claro que por la altura de la carrocería no podemos exigirle inclinaciones nulas, sin embargo su comportamiento en curvas da por tierra los prejuicios que se puede tener de antemano. Va bien apoyado siempre y es obediente al cambio de trayectorias. En la ciudad su principal virtud es la maniobrabilidad ya que cuenta con el sistema “City” en la dirección que facilita las maniobras a baja velocidad haciendo sumamente sencilla la tarea de estacionar. La rumorosidad está bien tratada y es otro de los puntos positivos de confort.

La ciudad es su escenario preferido

Una propuesta diferente

Su categoría no está muy poblada ya que como rivales se puede encontrar al MINI Countryman y al C3 Aircross. En esa oferta de monovolúmenes chicos, el modelo que Fiat produce en la planta de Serbia llega a los concesionarios a un precio de 222.500 pesos y si se quiere hacer uso de todos los opcionales hay que desembolsar unos 108.000 pesos más. Aunque no es barato, hay que poner en la balanza la relación precio/producto para comprobar que el equipamiento es de lo mejor. El momento actual de mercado no es el ideal para aventurar sobre su desempeño comercial, aunque tiene varios argumentos como para que le vaya bien.

 

A favor

Equipamiento

Habitabilidad

Estilo

Dirección

En contra

Prestaciones del motor

Auxilio temporal

No tiene navegador