Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test Drive

Test Drive Nissan Frontier Pro4X: la opción más deportiva

04/10/2022 - Probamos la versión tope de gama de la pick-up fabricada en Córdoba. Confort y estética renovada.

PABLO EPIFANIO   7 December 2012

TEST: Mercedes-Benz E 250 CGI City Avantgarde

Clase E 250 City: acceso a la clase ejecutiva

El E 250 CGI en su versión City reúne calidad y eficiencia en una silueta elegante y a un precio bastante lógico: 76.900 dólares. Un sedán que mantiene los atributos tradicionales de Mercedes-Benz.

TEST: Mercedes-Benz E 250 CGI City Avantgarde

Eficiencia, elegancia y calidad son valores inherentes a Mercedes-Benz. Históricamente los vehículos de esta marca alemana han respondido a los parámetros de lujo que se instalaron desde los orígenes de la compañía. Y desde hace un tiempo lleva adelante una agresiva política de posicionamiento comercial de algunos de sus modelos, teniendo al Clase C como abanderado entre los medianos de alta gama. El E250 CGI en su versión City llega a un precio más que razonable para lo que el modelo representa en términos de categoría. 

El diseño 

Discreto y señorial al mismo tiempo. A simple vista y desde lejos se advierte que es un Mercedes porque tiene esa presencia que destila clase, inconfundible. La parrilla cromada con barras horizontales, los faros rasgados y la estrella por encima del capó, son detalles característicos de la compañía. En la parte inferior del paragolpes lleva Leds para las luces diurnas y en los espejos laterales se sitúan las de giro. En los laterales se hacen notar las llantas de 18 pulgadas (opcionales) de cinco rayos gruesos y una fina línea cromada que recorre todo el bajo. Atrás también tiene un aplique cromado y las ópticas suman Leds. 

Interior acorde 

Por dentro el ambiente es de lo más conservador y no hay novedades a destacar en cuanto a calidad de terminaciones y materiales: impecable como siempre, a la altura de lo que representa el logo de la estrella. Superficies “soft” y apliques metálicos conforman la escena. Impecable la insonorización y buena la visibilidad general, salvo la trasera algo ajustada aunque saneada por los sensores. La posición de manejo es muy buena y la lectura de la información clara y ordenada, por la disposición y presentación del instrumental de cinco esferas: la más grande para velocímetro con la parte central digital para la info de la computadora; otras dos más chicas para cuentarrevoluciones y reloj; y las más pequeñas para temperatura y nivel de combustible.
El espacio en las plazas traseras es correcto, aunque la plaza central no es de lo más cómoda y por ende poco recomendable para un largo viaje. El baúl ofrece 540 litros de capacidad, un volumen acorde al tamaño del auto. 

Equipo completo 

En este rubro hace honor a la tradición de la casa de Stuttgart. Butacas símil cuero, con regulación eléctrica y memoria; columna de dirección con ajuste eléctrico en altura y profundidad; volante multifunción (para comandar audio, teléfono y computadora); climatizador automático bizona; equipo de audio con radio AM/FM y reproductor de CD; cruise control; sensor de estacionamiento delantero y trasero; y techo solar eléctrico, figuran en la columna de confort del listado de serie. Entre los pocos faltantes podemos anotar el navegador satelital y los faros de bixenón. 

Para la seguridad la dotación es también acorde: siete airbags; sensor de presión de neumáticos; frenos ABS con repartidor de presión de frenado y asistente al frenado de emergencia; controles de tracción y estabilidad; apoyacabezas delanteros activos; ganchos Isofix y detector de cansancio; entre otros.  

Motor/transmisión 

Otro fruto de la era “downsizing”, es decir de los motores de menor cilindrada para conseguir buenas prestaciones con menor consumo y emisiones. El 1.8 naftero de 4 cilindros entrega 204 caballos a un régimen de 5.500 rpm. El torque que consigue es de 31,5 kgm entre las 2.000 y las 4.3000 vueltas. En combinación con la transmisión automática de siete marchas (7 G-Tronic) consigue respuestas suaves y una elogiable eficiencia en materia de consumo. En ruta viajando a 130 km/h el gasto de combustible se ubica en unos 8,8 litros cada 100. Ya en ciudad donde las aceleraciones y cambios de ritmo son constantes, asciende a 9,9 litros.
Llega de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y de fábrica se anuncia una velocidad máxima de 240 km/h.  

Dinámica impecable 

El confort de marcha es el fin perseguido y no defrauda en absoluto. A la suavidad clásica en el andar de Mercedes-Benz se adosa un plus de deportividad (por las suspensiones y el bajo perfil de los neumáticos) que redunda en un andar más firme y eficiente. En ruta viaja con absoluto aplomo, copiando las curvas con total tenida. En ciudad es cómodo para manejarlo porque la dirección tiene un radio de giro acotado y esto permite maniobrarlo con absoluta facilidad a pesar de que mide casi 4,9 metros de largo. El diagrama de la suspensión ayuda a absorber correctamente las imperfecciones.  

Posicionamiento que atrae 

A los concesionarios llega desde 76.900 dólares, y esta versión probada suma 1.000 más por las llantas 18” que son opcionales. Esto lo posiciona como el sedán premium más accesible en un segmento en el que el rival más directo es el Audi A6 en la versión 2.8 con 204 CV a 80.7000 dólares. Por eso este modelo probado se comercializa a un precio de lo más racional por equipamiento, tecnología y motorización y, por sobre todas las cosas, por tratarse de un Mercedes-Benz

 

A favor

  • Confort de marcha
  • Calidad general
  • Prestaciones
  • Equipamiento 

En contra

  • Auxilio temporal
  • Ausencia de navegador
  • Garantía de 2 años