Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Test Drive

Test Drive Nissan Frontier Pro4X: la opción más deportiva

04/10/2022 - Probamos la versión tope de gama de la pick-up fabricada en Córdoba. Confort y estética renovada.

GABRIEL SILVEIRA   8 July 2010

PRUEBA DE MANEJO: KIA Soul

El Soul propone una nueva música para la ciudad

Este vehículo de la marca coreana ofrece un gran confort interior y un nivel de equipamiento digno de un auto Premium. Con precios que rondan los 25 mil dólares, sorprende por su novedoso diseño.

La fiabilidad y la calidad de los vehículos de las marcas generalistas orientales –y en particular de las coreanas– ya no se cuestionan, pero es común que todavía se les critique la falta de innovación en materia de estilo. Y ése es precisamente el paso adelante que dio Kia con su nuevo Soul: se trata de un producto diferente a la oferta actual, y marca un punto de inflexión en la estrategia de la marca coreana.

Claro que este nuevo rumbo no cayó del cielo: hace tres años, Kia se hizo con los servicios de Peter Schreyer, ex diseñador del Grupo Volkswagen y responsable, entre otros vehículos, del diseño de modelos como el New Beettle de Volkswagen, el Audi TT o el Lamborghini Murcielago. En ese momento, la marca definió el rumbo que hoy se materializa con el Soul.

Cabe recordar además que Kia comparte grupo automotor con la también coreana Hyundai, y que ambas marcas transitan una etapa de pleno crecimiento: mientras hace 10 años ocupaban el 11º lugar del ranking mundial, actualmente se conviertieron en el cuarto fabricante del planeta, sólo superadas por gigantes como Toyota, General Motors y Volkswagen.

Pero volvamos al actor principal de este texto: la figura del nuevo Soul se encuentra a mitad de camino entre un hatchback y un pequeño sport utility. Mide 4,10 metros de largo, 1,78 de ancho y 1,61 de alto. Su diseño se apoya en una trompa que impone presencia a pesar de su tamaño, un techo que dibuja una línea recta, una parte posterior, tanto lateral como trasera, en donde la chapa supera a la superficie vidriada y unas ruedas de inusual tamaño (18 pulgadas) para un modelo de estas dimensiones.

El Soul llega a nuestro mercado con una única motorización naftera de 1.6 litros y 124 caballos de fuerza. Se trata de un propulsor que rinde bien en este vehículo, más aún si tenemos en cuenta sus características urbanas. Su respuesta es pareja en todo el rango de revoluciones, aunque sin sorprender por su poder de aceleración. Igualmente, la franja de mayor reacción se encuentra por encima de las 4.000 rpm.

La caja es manual, de cinco velocidades, con recorridos precisos pero algo largos. La posición de manejo óptima se logra fácilmente y es muy agradable: a pesar de su altura y de la arquitectura del vehículo, la postura no incomodará a aquellos que estén acostumbrados la posición vertical de un auto convencional. La dirección, asistida eléctricamente, puede resultar muy blanda, inclusive para el uso urbano. 

Es destacable la amplia visibilidad que se tiene hacia el frente y hacia los laterales, aunque no se puede decir lo mismo cuando hay que mirar por el espejo retrovisor interno.

El espacio interior es óptimo, tanto en las plazas delanteras como en las traseras, ayudado en gran parte por su altura. Una vez más, hay que destacar el nivel de terminación y la calidad de los materiales utilizados. La mayor limitación la encontramos en el baúl: tiene una capacidad de apenas 280 litros, y eso que la rueda de auxilio es de uso temporal (de menor tamaño).

El comportamiento dinámico del Soul es otro de sus puntos fuertes, ya que ofrece un buen balance entre estabilidad y tenida de marcha en ruta y la comodidad que brinda en el tránsito ciudadano. En este último aspecto, sin embargo, hay que señalar que puede resultar algo incómodo transitar por superficies desparejas como un empedrado, principalmente por el tamaño y el perfil de sus neumáticos.

Si bien el precio –que va desde los 22.500 dólares de la versión de entrada (Classic) hasta los casi 31.000 de la tope de gama (Rock)– podría considerarse como algo elevado en relación al porte del auto, lo cierto es que el nivel de equipamiento es superlativo, comparable con el que ofrecen modelos de marcas premium.

Si hablamos de seguridad, la versión Rock, cuenta con airbags frontales, laterales delanteros y de tipo cortina, frenos con ABS y control de estabilidad. En materia de confort ofrece un completo pack eléctrico, radio AM/FM con reproductor de CD, MP3, entrada auxiliar y puerto USB. Además, con esta versión viene de regalo un reproductor iPod Touch. También está equipado con sensores de estacionamiento, que incluyen una cámara en la parte posterior, cuya imagen es generada en el tercio izquierdo del espejo retrovisor, que se activa en forma automática al conectar la marcha atrás. Pero el verdadero “chiche” que tiene esta versión son los aros luminosos de los parlantes de las puertas delanteras, que se encienden al ritmo de la música que se escucha en el equipo de audio.

Seguramente no veremos las calles de nuestras ciudades inundadas con unidades de este vehículo, pero la intención de la marca coreana es tomar este modelo como un punto de partida para comenzar a delinear y definir un nuevo estilo y una imagen diferente. Sin dudas, el Soul es una excelente herramienta para marcar el cambio de ritmo.