Cars

Camiones & Utilitarios Camiones & Utilitarios Posventa Responsabilidad Social Empresaria
Un SUV grande

Un SUV grande Peugeot 5008: viajes placenteros para familias numerosas

14/10/2021 - Este vehículo de tres filas y siete asientos es importado desde Francia. Tiene un motor diésel 2.0 de 150 CV, acoplado a una caja automática de 8 marchas.

PABLO EPIFANIO   14 February 2012

TEST DRIVE: Alfa Romeo Giulietta 1.4 170 CV

Giulietta, cuando el corazón manda…

Fiel al estilo y la tradición de Alfa Romeo, el Giulietta despierta pasión por su diseño y estilo deportivo. Con un eficiente Multiair de 170 CV, retoma el espíritu que marcó un hito en los '50.

TEST DRIVE: Alfa Romeo Giulietta 1.4 170 CV

Es de los autos que se compran con el corazón, donde la pasión se superpone a la razón. Más allá de todo lo que implica subirse un modelo como éste desde el punto de vista de la calidad, el equipamiento y la performance, quienes optan por un auto así además de una generosa billetera, comparten un código en común, ese que los agrupa bajo la muy particular logia de los "alfistas".

Este modelo retoma el espíritu del modelo que catapultó a la marca al centro de la escena deportiva en los años 50, una historia en la que Juan Manuel Fangio tuvo mucho que ver.

El Giulietta fue la última gran incorporación de la marca italiana y Centro Milano (importador de la marca en la Argentina) inició su preventa a finales de 2010, y al inicio del segundo semestre de 2011 comenzaron a llegar las primeras unidades, respondiendo a un ritmo de ventas que entusiasma a los responsables de la firma. 

Llega con tres versiones de motorización y otras tantas de equipamiento, a combinar con caja manual o automática de seis velocidades.

Cautivante

Se pasea haciendo alarde de un estilo inconfundible. No hace falta tenerlo a un par de metros para darse cuenta de se trata de un Alfa. Sus trazos (en los que algo tuvo que ver el argentino Juan Manuel Díaz) definen una silueta repleta de glamour, dispuesta en una carrocería hatchback de cinco puertas plantada en una plataforma completamente nueva.

Es un auto bien proporcionado, en el cual la trompa es el gran protagonista, con su parrilla cromada en forma de V y las ópticas con tecnología Led que le dan el toque justo de sofisticación. En los laterales sorprenden las manijas de las puertas traseras ocultas en el parante C. La parte trasera aporta robustez, con un portón de grandes dimensiones, y ópticas alargadas que también hacen uso de diodos lumínicos que aportan mucho estilo. La luneta es chica y está bien inclinada, un detalle que le queda muy bien a la estética pero que no es tan solidario con la visibilidad.

En el interior lo primero que se percibe es la elevada calidad de los materiales y del armado. Butacas de cuero con buenos pétalos que garantizan una correcta sujeción (con el logo de la marca en relieve sobre sus respaldos) y la palanca de cambios con pomo de aluminio, son algunos de los guiños deportivos con los que este modelo italiano recibe a los pasajeros. 

El instrumental se compone de dos esferas grandes (para el velocímetro y el cuentarrevoluciones), dos más chicas (para el combustible y la temperatura) y un display que muestra la información de la computadora de a bordo y el gráfico de los sensores de estacionamiento trasero. El diseño del panel y la plancha central tiene una mezcla de estilo moderno con detalles retro, una constante en los productos de la casa lombarda. 

La posición de manejo es inobjetable y -al margen de que la columna de dirección no se regula en profundidad- se consigue de inmediato, facilitada en gran parte por el largo recorrido en altura que ofrece la butaca (con ajustes manuales). El volante tiene un grip ideal. 

Es un ambiente agradable aunque la escasa visibilidad lateral y trasera es u impuesto que hay que pagar por gozar de un diseño tan particular.

El espacio está bien resuelto, incluso en las plazas traseras, donde se pueden acomodar dos adultos que no tendrán inconvenientes, siempre y cuando no superen el metro ochenta de altura, puesto que el techo cae de manera pronunciada en esa zona.

Son 350 litros los disponibles en la zona de carga, un volumen nada despreciable si tenemos en cuenta el perfil deportivo del auto y el tamaño de su carrocería: 4,35 m de largo, 1,46 de alto y 1,80 m de ancho.

Equipamiento

Distinctive es el nombre de la versión probada por e-cars, intermedia en la gama. De serie viene con una generosa dotación en la que se destaca: climatizador automático bi zona; sistema de audio con CD y comandos al volante; computadora de a bordo; y cruise control; entre otros. Además, esta unidad contaba con el Premium Pack que agrega lector de MP3, sistema Blue&Me con Bluetooth y entrada USB; sensores traseros de estacionamiento; faros de bi-xenón; retrovisores de plegado eléctrico y espejo interior electrocrómico. Además incluía el navegador (un elemento opcional así como el techo panorámico) con pantalla que se despliega en la parte superior del torpedo, en la cual también se muestra info de la radio, del ordenador y una brújula, entre otros. 

El aspecto de seguridad está cubierto por 6 airbags; control de estabilidad y tracción; asistente al arranque en pendientes; frenos ABS y apoyacabezas delanteros activos, y ganchos Isofix, entre lo más importante. 

Para destacar en el Giulietta es el sistema DNA, que permite modificar el comportamiento del auto de acuerdo a tres perfiles diferentes: Normal, para un manejo relajado; All Weather, para afrontar superficies con poca adherencia; y Dynamic, para una conducción más deportiva. En este último modo, el motor saca a relucir su costado más picante y tanto la suspensión como la dirección adoptan su perfil más firme, además de ajustar las relaciones de la caja. 

Motor

La tecnología “downsizing” se hace presente una vez más, es decir motores de menor cilindrada y mayor potencia. En este caso con el 1.4 Multiair que con turbocompresor e intercooler desarrolla 170 caballos de potencia y un torque de 24,5 kgm a 2.500 rpm, que empuja con soltura a bajo régimen y responde con modos briosos cuando se lo provoca. Este motor le permite al Giulietta alcanzar una velocidad máxima que se coloca por encima de los 215 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 8 segundos.

El consumo es también para destacar, ya que en promedio pude recorrer algo más de 15 kilómetros con 1 litro de combustible. Este rendimiento se debe tanto a la caja de seis marchas como al sistema Start & Stop, que apaga el motor automáticamente cuando el auto se detiene y la caja queda en punto muerto, y se vuelve a encender automáticamente al pisar el embrague. Costó adaptarnos un poco a este dispositivo (que puede desconectarse), ya que es necesario presionar el pedal de embrague a fondo para que entre en acción y en más de una oportunidad la ansiedad generalizada del tránsito porteño nos dedicó algún que otro bocinazo al salir de un semáforo porque demoramos un segundo más en reemprender la marcha.

El manejo

Es equilibrado el reglaje de la suspensión, con la firmeza necesaria para un comportamiento dinámico de jerarquía a altas velocidades y un andar bastante confortable en ciudad. En calles adoquinadas la dureza se hace sentir (lleva llantas de 18" con neumáticos de perfil 40) pero no al punto de generar incomodidad, inclusive con el modo Dynamic conectado.

Es importante tener precaución en badenes y lomos de burro, ya que el largo de la trompa y la escasa altura de la carrocería lo hacen vulnerable roces con la zona baja. La dirección eléctrica trabaja con suavidad y precisión, aunque el radio de giro es demasiado amplio y obliga en algunos casos a recalcular la maniobra. Bien por el trabajo de insonorización. 

Apuntes finales

El sucesor del 147 llegó para disputar el segmento de los compactos premium con modelos de la talla del BMW Serie 1 y el Audi A3, y en el que hasta hace poco también el Seat Leon estaba en la conversación. 

El diseño, el espíritu deportivo, la calidad y la garantía de 5 años o 100.000 km, adecuada para un auto de este calibre, se suman para definir un precio algo elevado: son 45.938 dólares los que hay que pagar para subirse a esta versión (Disctintive 6MT), 40.950 para la Progression que inicia la oferta, hasta los 59.579 dólares de la tope de gama llamada Quadrifoglio. Claro que se trata de un Alfa Romeo, un apellido que tiene mucho peso, por historia, por todo lo que significa desde lo emocional, y porque sencillamente se trata de un estilo de vida.


A favor

  • Propulsor
  • Imagen
  • Calidad
  • Garantía

En contra

  • Visibilidad
  • Auxilio temporal
  • Precio